Las expediciones al Báltico demuestran que hacen falta áreas protegidas