Los resultados de la CGPM auguran un negro futuro a la pesca mediterránea