Los sondeos de hidrocarburos amenazan ecosistemas del Adriático y el Canal de Sicilia