Oceana se sumerge un kilómetro en el escarpe de Emile Baudot