Un robot de Oceana filma los montes submarinos del Golfo de México bajo la superficie contaminada por el vertido