Descartes y capturas accidentales: ¿Qué hace Oceana?