Energía: el salto que no fue