Chile es el primer país en proteger todos sus montes submarinos de la pesca de arrastre de fondo