Día de San Valentín en las Islas Desventuradas

Día de San Valentín en las Islas Desventuradas

Por Alan Friedlander, 14 de febrero de 2013

A pesar del nombre de estas islas (Desventuradas), el viaje en general,  y hoy día en particular, ha estado lleno de buena fortuna.

El equipo científico ha estado trabajando duro inspeccionando la vida marina alrededor de las islas y hemos quedado atónitos por la abundancia de peces, algas marinas, erizos de mar y el espectacular escenario submarino. El número de especies diferentes de peces no es muy alto, pero  el  número de individuos de cada una de ellas es abrumador. A ratos los peces forman paredes de colores brillantes a través de la cual es casi imposible ver mi propia mano frente a la cara. Rayas rojas y blancas, manchas rosadas y naranjas, puntos purpura y otros similares a lunares, todos engracian los peces en las Islas Desventuradas.

Hoy fue un día especial. Mientras buceábamos en uno de los muchos puntos a lo largo de la escarpada costa, fuimos suficientemente “afortunados” para ver una poco conocida y espectacular especie de pez: el pez luna o mola mola. Esta extraña criatura es una de las más avanzadas de todos los peces, pero parece que fuera diseñada por un comité. Imagina un disco con la parte de atrás cortada y dos “alas” toscamente unidas! Al mismo tiempo, torpe y gracioso, el pez luna se alimenta principalmente de medusas y rara vez se acerca a la costa. Verlo de cerca -y verlo mirándome- fue una experiencia inolvidable.

Como si el día no pudiera ser mejor, nuestra próxima inmersión fue un gran festival de amor, muy acorde cdon el Día de San Valentín. Estuvimos acompañados a lo largo de toda la inmersión por tres lobos marinos muy amistosos. Ésta especie de lobo marino se encuentra sólo en estas islas y en el Archipiélago Juan Fernández. Los lobos marinos quieren jugar, pero bajo el agua no somos comparables con su gracias y, además, tenemos trabajo que hacer, o por lo menos esa era nuestra excusa!

Mientras seguimos enfocándonos en la recolección de datos, no podemos olvidarnos de lo especial que es este lugar y cuán afortunados somos de estar aquí, en las hermosas e inmaculadas Islas Desventuradas. Quién sabe lo que nos espera mañana.

Aloha - Alan