Salas y Gómez: Antecedentes

Los mares chilenos cuentan con ecosistemas de gran importancia y, en muchos casos, prácticamente intactos o con grados mínimos de intervención humana, como es el caso de la Isla Salas y Gómez (Motu Motiro Hiva) y de la cordillera submarina de la cual forma parte.

A pesar del escaso conocimiento que se tenía sobre la biodiversidad marina de la isla -localizada a 3.220 km al oeste de la costa de  Chile continental y a 415 al este de la isla de Pascua- y sus alrededores, a juicio de Oceana Salas y Gómez podía ser uno de los últimos ecosistemas marinos vulnerables prístinos del Pacífico, por lo tanto su protección ante la expansión de la actividad pesquera industrial era necesaria.

Oceana junto con National Geographic han llevado a cabo dos expediciones con el fin de hacer un levantamiento de información científica sobre la biodiversidad de Salas y Gómez. Los resultados de ambas han servido para justificar las propuestas de protección del área.