Salas y Gómez: objetivo de la expedición

• Realizar estudios de los ecosistemas marinos del Parque Marino Salas y Gómez y zonas aledañas (incluyendo la Isla de Pascua), desde la superficie a miles de metros de profundidad, usando técnicas no invasivas ni destructivas de visualización submarina.

• Obtener una descripción de lo que se cree es uno de los últimos ecosistemas prístinos del Pacífico y compararlo con los ecosistemas  de Isla de Pascua, que presumiblemente muestra algún grado de degradación producto de la pesca.

•El principal foco de la investigación será el estudio de las comunidades bentónicas y de peces de los alrededores de la Isla Salas y Gómez y de la Isla de Pascua; por lo tanto, la mayor parte de la investigación se realizará con la ayuda de buzos, del ROV y las “drop cams”.

• Se busca obtener una descripción completa de las comunidades de los sectores más profundos de Salas y Gómez, midiendo la diversidad, abundancia y biomasa de organismos como algas, corales y otros invertebrados, así como las comunidades de peces, por medio de la documentación visual de transectos submarinos. 

• Para algas e invertebrados se espera obtener el número de especies, patrones de ubicación y porcentajes de cobertura en el fondo marino. Para peces, en cambio, se medirá el número de especies, amplitud de distribución, abundancia y biomasa.

• Se estudiarán montes submarinos dentro y fuera del parque marino. Los montes submarinos generalmente albergan ecosistemas marinos vulnerables que son muy ricos en biodiversidad y muy sensibles a actividades pesqueras como la pesca de arrastre.

• Respecto a la metodología usada, la mayor parte del estudio será de observación, es decir, involucrará sólo conteo visual por medio de buceo. Los muestreos de microflora y macrofauna serán conducidos por medio de técnicas de muestreo de arrecifes con buceo.

• Se muestrearan tanto sitios como las condiciones climáticas lo permitan, entre los 0 a 40 m de profundidad. Adicionalmente, se conducirán transectos a profundidades de entre 200 a 300 m, mediante ROV, con el fin de recolectar información de diversidad de organismos invertebrados y peces de profundidad.

• También se lanzarán las “drop cams” a varias profundidades que superan el alcance del ROV, desde 300 hasta 4000 metros.

• Además, se hará un muestreo de los ecosistemas terrestres, con el objetivo de obtener información respecto del número de especies de aves y su abundancia.