Ecosistemas/Habitats

Ecosistema pelágico nerítico: Comprende hábitats de alta producción de fito y  zooplancton (larvas de invertebrados y peces); hábitats de especies de forraje, como la sardina; hábitats críticos de aves y mamíferos marinos, como las zonas de alimentación, crianza y reproducción de especies, muchas de ellas en peligro de extinción.

Rutas migratorias: Incluyen hábitats críticos, como las zonas de alimentación, para aves y mamíferos marinos durante su migración.

Apostaderos de aves y mamíferos marinos: Incluyen hábitats críticos (zonas de alimentación, crianza y de reproducción) para aves y mamíferos marinos, algunos de ellos en estado vulnerable o en peligro de extinción.

Intermareal de fondos duros: Posee un fauna marina (invertebrados) que ha desarrollado características especiales para sobrevivir a los impactos del fuerte oleaje y variación de las mareas. En muchos sectores el intermareal incluye áreas con praderas de macroalgas.

Intermareal de fondos blandos: Posee una fauna marina (invertebrados y peces) que ha desarrollado características especiales para sobrevivir a los impactos del fuerte oleaje y variación de las mareas.

Sublitoral de fondos blandos: Su fauna marina (invertebrados y peces) ha desarrollado características especiales para sobrevivir a os impactos del fuerte oleaje y variación de las mareas.

Sublitoral rocoso: Su fauna marina (invertebrados y peces) ha desarrollado características especiales para sobrevivir a os impactos del fuerte oleaje y variación de las mareas

Bancos de corales y esponjas: Como bio-ingenieros, los corales y esponjas generan hábitats para muchas otras especies, por lo tanto, estos bancos están asociados a una alta biodiversidad.

Bancos de recursos bentónicos: Son importantes para conservar y/o recuperar especies de importancia económica como los mitílidos, los erizo y los langostinos, todos ellos recursos bentónicos típicos de esta área.