Termoeléctricas: Amenazas

Los principales impactos de las centrales termoeléctricas a carbón en el medioambiente marino son los siguientes:

  • Emisiones de CO2.  Al ser un gas de efecto invernadero, agrava el calentamiento global y la acidificación de los océanos.
  • Emisiones de mercurio.  Al quemar el carbón, se libera este metal en forma de gas, para luego condensarse con la humedad atmosférica y decantar en el mar, contaminando a la vida marina y a los humanos que luego consumen estos recursos. El consumo de pescados con mercurio puede traer graves problemas de salud, incluyendo malformaciones en niños en gestación y problemas neurológicos.
  • Succión de agua del mar. Una planta como la de Barrancones, por ejemplo, hubiese podido succionar, en promedio, 80 mil metros cúbicos de agua del mar por hora, causando la muerte de larvas, plancton y una serie de organismos marinos fundamentales para el funcionamiento del ecosistema.
  • Vertimiento de agua a alta temperatura.  El agua es devuelta aún caliente al mar, lo que sube la temperatura del ambiente, provocando una serie de impactos en el ecosistema costero, especial pero no únicamente sobre los recursos como el loco. Cada año se extraen más de 800 mil unidades del recurso loco que, según estudios científicos, podría desaparecer en pocas semanas por el aumento de temperatura del agua que provocarían las termoeléctricas.
  • Material particulado proveniente del carbón. Estas plantas liberan polvo tanto en el proceso de quema de carbón, como en el desembarque del mismo, en los puertos autorizados para ello. Esto provoca serios problemas en la salud de las comunidades costeras y en la fauna y flora marina que se encuentra alrededor de estas instalaciones industriales.