Zonas de Sacrificio

El término "Zonas de Sacrificio" ha sido acuñado para reflejar aquellos lugares que concentran una gran cantidad de industrias contaminantes, afectando siempre a aquellas comunidades más pobres o vulnerables. 

Ya no se trata de un mero problema ambiental, sino de una abierta discriminación contra aquellas personas que soportan niveles de contaminación desproporcionados y mucho mayores que el resto del país, sólo por el hecho de vivir en estos lugares, ser más pobres y tener menos redes de influencia política.

Ese es el común denominador de Ventanas, Tocopilla, Mejillones, Huasco y Coronel, entre otras localidades. Además de estar ubicadas en la costa del país, todas ellas comparten el hecho de ser zonas altamente industrializadas, saturadas de plantas termoeléctricas a carbón y, en algunos casos, de fundiciones de cobre.

En ellas, sus habitantes han tenido que convivir con la emisión de gases tóxicos y metales pesados durante décadas, soportando una carga de contaminación muy superior a la de otros lugares costeros donde la condición socioeconómica de sus habitantes es más acomodada.