Ecosistemas Marinos Vulnerables: Pesca de Arrastre de Fondo

Dentro de las artes de pesca que operan actualmente, la pesca de arrastre de fondo es la más destructiva. Consiste en la utilización de redes de pesca de gran tamaño y peso, que se arrastran por el fondo del mar para capturar diversas especies marinas que viven asociadas a él. Al estar en contacto directo con dicho fondo, las redes lo remueven, aplastando y destruyendo hábitats que albergan a una gran cantidad de organismos.

Asimismo, por ser uno de los métodos de pesca menos selectivo, la red de arrastre captura a una gran diversidad de especies que no son el objetivo de la pesca y que, una vez fuera del agua, en su mayoría son descartadas y arrojadas al mar, muertas o moribundas.

Existe un amplio consenso científico a nivel mundial sobre los graves impactos ambientales que este arte de pesca tiene sobre los fondos marinos. La abundante evidencia científica permite anticipar con certeza que estos fondos marinos, una vez que han sufrido los impactos de las pesca de arrastre, tardarán décadas, y a veces siglos, en recuperarse.

En Chile se capturan 11 especies mediante el método de pesca de arrastre: besugo, alfonsino, orange roughy, langostino amarillo, langostino colorado, camarón nylon, merluza de cola, merluza común, merluza del sur, merluza de tres aletas, congrio dorado. En la mayoría de estas especies se utiliza pesca de arrastre de fondo, a excepción de algunas especies de merluza que son capturadas con arrastre de media agua en el sur de Chile.