Más información: Aparejo de Arrastre

El aparejo de arrastre de fondo más común es aquel constituido por una red que, dependiendo de la profundidad y de la especie objetivo de captura, puede tener entre 100 y 170 metros de diámetro. De los dos extremos horizontales de su boca, o apertura, nacen dos alas que se extienden por delante de ella y que sirven de base a los cables que sujetan y tensan la red desde la embarcación.

El borde superior de esta misma boca, en tanto, posee un cable con flotadores que permiten abrir la red verticalmente, al tiempo que el borde inferior posee un cable con el tren de arrastre aparejado, generalmente, con rodillos y cadenas que se adhieren directamente al fondo.

Los tipos y tamaños de aparejos varían desde pequeños rodillos de acero o goma, usados para el arrastre en fondos planos o de barro, hasta grandes rodillos de goma que se usan para acceder a hábitat estructuralmente complejos, como las áreas rocosas o pedregosas.