Los costos del carbón

Todas columnas…

Columna de Alex Muñoz Wilson, Director Ejecutivo de Oceana.

Agosto 29, 2011

La aprobación del proyecto Mina Invierno –cuyo fin es explotar el carbón de Isla Riesco para proveer a plantas termoeléctricas- debe llevarnos a reflexionar sobre las consecuencias del creciente uso de este combustible para la generación eléctrica y la necesidad de reemplazarlo progresivamente por fuentes limpias.

En este espacio un columnista destacó que el carbón genera electricidad a costos hasta 3 veces inferiores a la mayoría de las fuentes alternativas.  El autor desconoce la realidad actual de los precios de la energía y no considera las externalidades negativas que no son asumidas por las generadoras, sino por la población en general.

Un reciente estudio de la organización NRDC sobre los costos comparados de generación eléctrica demostró que la energía eólica, geotérmica y la biomasa ya son competitivas en Chile, y que la solar lo será antes del 2020. El autor también aludió al caso de Alemania y otros países para graficar la importancia del carbón su matriz energética, pero omite los grandes esfuerzos que estos mismos países – a diferencia de Chile - están haciendo por reducirla, potenciando las energías renovables no convencionales (ERNC).

El carbón de Isla Riesco es sub-bituminoso tipo B y C, de mala calidad y menor poder calorífico que los que se usan hoy en Chile. Es más barato pero menos eficiente ya que se necesita más carbón para producir la misma cantidad de energía, lo que eleva las emisiones contaminantes, agravando los impactos en los lugares donde se usará dicho carbón.

Estudios efectuados en el carbón de este yacimiento arrojaron muestras con niveles de mercurio –causante de malformaciones en fetos y problemas neurológicos– por sobre los niveles ambientalmente aceptables, incluso doblando el límite fijado por la EPA, agencia de protección ambiental de Estados Unidos. El límite fijado por la nueva norma de emisiones para termoeléctricas sólo regirá en cuatro años más para las plantas existentes. Hoy no existe información oficial sobre estas emisiones y luego se confiará su medición a las empresas, sin poder contrastarla con estudios oficiales.

En el ámbito económico, es grosera la discriminación que sufren los pueblos que concentran gran cantidad de termoeléctricas a carbón, exhibiendo altos niveles de pobreza y un deterioro significativo de otras actividades económicas. ¿Cuánto ingreso genera el turismo o la pesca en Ventanas comparada con Zapallar, ubicada sólo a pocos kilómetros?

Por otra parte, son cada vez más los países que están exigiendo una medición de la huella de carbono a los bienes que importan y gravarán a aquellos, como el cobre, producidos con altas emisiones de gases de efecto invernadero, de los que el carbón es la principal fuente.

La aprobación de Mina Invierno revela una opción clara por aumentar la participación del carbón en nuestra matriz energética, desperdiciando las ventajas comparativas que tiene Chile para el desarrollo de las ERNC.

La mejor decisión estratégica es promover ahora las ERNC cuyos costos bajan sostenidamente y sus externalidades ambientales y económicas son mínimas comparadas con las del carbón. Permitir su extracción en Isla Riesco es simplemente anclarse en el pasado y privilegiar las utilidades de las empresas por sobre el interés público.