Critican énfasis económico en reformas a salmonicultura pero valoran avances específicos en materia ambiental

Todos comunicados de Prensa…
Enero 21, 2010
Santiago
Contacto:
Annelore Hoffens Wenzel ( ahoffens@oceana.org )




Ante la votación de la Ley General de Pesca y Acuicultura ocurrida esta semana en la sala del Senado y sala de la Cámara de Diputados, Oceana criticó su énfasis económico  que busca mejorar las condiciones de las compañías productoras de salmón para acceder a financiamiento, por sobre la solución de los impactos ambientales que provoca. 

En ese sentido, la organización ambientalista se manifestó contraria a la reforma que permite a las compañías hipotecar las concesiones acuícolas. Sin embargo, valoró que en materias específicas como los escapes de salmones, que representa un grave problema para  el medioambiente, se hayan introducido reformas para prevenir su ocurrencia y sancionar a los responsables. 

“Al parecer la grave crisis ambiental y sanitaria en que está sumida la industria salmonera por su propia responsabilidad, no ha sido suficiente para que los legisladores adopten medidas efectivas y proporcionales a la magnitud del problema.  Esta ley pone el énfasis en crear condiciones financieras más favorables para este sector económico, y no en realizar cambios de fondo para proteger los ecosistemas y la salud de las personas”,  señaló al respecto Alex Muñoz, director ejecutivo de Oceana. 

Oceana agregó que, a pesar de estas falencias, la Comisión de Pesca del Senado logró mejorar el proyecto original con normas que tienden a proteger los ecosistemas marinos como, por ejemplo, aquellas destinadas a prevenir y sancionar los escapes de salmones, y las que regulan el uso de antibióticos en esta industria. 
“Chile tiene altos índices de escapes de salmones, lo que se debe en gran parte a la débil normativa aplicable.  Era urgente, por lo tanto, contar con nuevas exigencias legales que permitan reducir drásticamente el número de escapes y sancionar a los responsables, cuando hayan actuado de manera negligente o intencional”, indicó Muñoz.

La organización, en efecto, presentó en julio pasado a la Comisión de Pesca del Senado, una propuesta para incorporar en la ley nuevas provisiones que obliguen a las empresas a prevenir los escapes de salmones, reportarlos, reparar los daños ambientales y mitigar sus impactos, además de establecer sanciones cuando éstos hayan sido deliberados o producidos por incumplimiento de normas técnicas.    

Asimismo, Oceana ha venido proponiendo desde el 2007 que se legisle sobre la reducción del uso de antibióticos en salmonicultura de para reducir su uso, que el año 2007 fue 600 veces mayor en Chile que en Noruega.   La organización valoró que disposiciones anunciadas por el gobierno en marzo de 2009 como un plan para reducir el uso de antibióticos ahora tengan consagración legal.  Entre ellas se encuentra la prohibición del uso preventivo de estas substancias y la implementación de un sistema público de información que permitirá monitorear las cantidades y tipos de antibióticos utilizados.

La entidad medioambiental insistió en la necesidad de fomentar otras actividades económicas  sustentables y no seguir promoviendo una industria que no ha sido capaz de operar con respeto al medioambiente. “La actividad salmonícola, como cualquier otra, debe respetar normas ambientales estrictas. Si la salmonicultura no es capaz de subsistir con estos estándares, entonces es la hora de buscar actividades económicas que la reemplacen en el sur del país”, declaró Muñoz.

 Más información
Annelore Hoffens - Comunicaciones Oceana
56-2-7957140 / 56-9-79598865
ahoffens@oceana.org
www.oceana.org