OCEANA APOYA DEMANDAS DE PESCADORES ARTESANALES EN TORNO A EXTENDER LA VEDA DE LA MERLUZA

Todos comunicados de Prensa…
Septiembre 13, 2006
Santiago
Contacto:
Annelore Hoffens Wenzel ( ahoffens@oceana.org )




Su total apoyo entregó Oceana a la solicitud de los pescadores artesanales de San Antonio de extender la veda de merluza común, y mantener la figura de pesca de investigación para las embarcaciones de menos de 12 metros de eslora, exigencia planteada hoy por el Consejo Regional de Pesca de la Quinta Región, y que podría desembocar en movilizaciones del gremio artesanal durante los próximos días.

 Juan José Valenzuela, biólogo marino y jefe de la campaña de pesca sustentable de Oceana, indicó que “nadie puede cuestionar los nefastos efectos de las operaciones arrastreras de la flota industrial, en cuyas artes son vulnerables ejemplares de bajo calibre de merluza común, lo que favorece el descarte de estos individuos, además de un sinnúmero de especies asociadas a los fondos marinos”.

 Para el experto, la solicitud de extender la veda a la actividad industrial durante el período de desove asegura el éxito del evento reproductivo, factor fundamental en la dinámica de la pesquería y la renovación del recurso para esta actividad extractiva.

 Valenzuela explicó que si en un mes de restricción se ha observado un ostensible incremento de las capturas, “podemos asumir que la veda efectivamente ha tenido un efecto positivo en la biomasa del recurso, si consideramos la captura por unidad de esfuerzo como un indicador indirecto de las abundancias relativas del recurso”.

 Por otra parte, el representante de Oceana recordó que la inusual figura de “pesca de investigación” ha favorecido en varias ocasiones a los pescadores industriales, razón por la cual no existen argumentos válidos de parte de este subsector para oponerse a estos permisos excepcionales. Además, la persistencia de las operaciones de las embarcaciones menores posibilita la actividad económica en numerosas caletas, donde la merluza común constituye el principal o el único recurso pesquero.

 Frente a la duda de qué pasaría con el sector industrial si se extiende la veda, Valenzuela indicó que es responsabilidad del Gobierno buscar medidas mitigadoras o actividades productivas alternativas para los tripulantes industriales y operarios de plantas de proceso para que puedan trabajar durante la restricción, pero que de todos modos resulta más viable buscar oportunidades laborales “para un pequeño numero de personas asociadas a la actividad pesquera industrial, que a una cantidad mucho mayor de pescadores artesanales cuya vida entera se ha dedicado a la extracción de merluza, como una actividad que se arrastra desde muchas generaciones y que por lo tanto involucra derechos históricos de explotación, derechos que en ningún caso han sido reconocidos por la autoridad al momento de definir la distribución de las cuotas de captura”.

 En ese sentido, cabe recordar que actualmente las cuotas de distribución del recurso pesquero es de un 65% para los industriales y el 35% restante para los artesanales, siendo que precisamente este último sector explica más de dos tercios de los empleos generados en la actividad pesquera nacional, y que está completamente abocado a la alimentación de la población interna, a diferencia de lo que ocurre con el sector industrial.