OCEANA EN ALERTA POR DETECCIÓN DE SALMÓN CHILENO CONTAMINADO EN EUROPA Y NORTEAMÉRICA

Todos comunicados de Prensa…
Febrero 20, 2007
Santiago
Contacto:
Annelore Hoffens Wenzel ( [email protected] )




Oceana manifestó su preocupación por las reiteradas denuncias que han hecho organismos oficiales de Canadá y Reino Unido, tras detectar sustancias prohibidas en productos elaborados a partir de salmón chileno. La organización reiteró la necesidad de que los productores nacionales, agrupados en Salmon Chile, eviten levantar defensas corporativas y transparenten la información acerca de las empresas responsables de esta situación. En ese sentido, Antonia Fortt, ingeniera ambiental de Oceana, celebró la decisión del gobierno canadiense de individualizar a la empresa que exportó una partida de salmón contaminado con Emamectin e Ivermectin, antiparasitarios prohibidos en ese país. “Esto permite detectar con mayor facilidad el problema específico, y de paso no dañar la imagen global de una industria que justamente por estos días festeja el haber triplicado sus exportaciones en nueve años”, dijo.

Para Fortt, la detección de sustancias químicas en salmón cultivado es un hecho preocupante no sólo por sus consecuencias para la industria, sino además por ser un tema de salud pública tanto internacional como a nivel interno, en la medida en que dichas sustancias pueden llegar a la fauna nativa de los ecosistemas donde están emplazados los centros de cultivo. La ingeniera explicó que precisamente en febrero, Oceana publicó en la Revista Chilena de Infectología un informe donde se demostraba que algunas sustancias químicas utilizadas en la salmonicultura, se traspasan a peces que habitan las áreas marinas donde se ubican las balsas jaulas. “De esto cabe preguntarse si estos antiparasitarios detectados en Canadá, o bien el Cristal Violeta (fungicida prohibido en la Unión Europea) que se encontró en Reino Unido, también estén siendo traspasados a peces endémicos del sur chileno, los que a su vez son consumidos en el mercado nacional”, señaló. 

Por lo anterior, Fortt enfatizó la necesidad de que el Instituto Tecnológico del Salmón lleve a cabo un estudio acerca de la presencia de antibióticos y antiparasitarios, y que considere tanto la población de salmones como la de peces nativos que viven en los alrededores de las balsas jaula. Finalmente, la profesional de Oceana respaldó la solicitud de algunos parlamentarios para que Salmon Chile facilite la investigación de estas irregularidades, al tiempo que lamentó que esta organización gremial haya dilatado tanto su cooperación, situación que a juicio de la especialista, “no se condice con la imagen de liderazgo que esta industria dice proyectar a nivel mundial”.