Oceana pide que se prohíba la instalación de nuevas industrias en Puchuncaví y Quintero

Todos comunicados de Prensa…
Octubre 6, 2011
Santiago
Contacto:
Annelore Hoffens Wenzel ( ahoffens@oceana.org )




En la tarde de ayer Oceana remitió a la Comisión de Recursos Naturales, Bienes Nacionales y Medio Ambiente de la Cámara de Diputados, una propuesta con 5 medidas que debieran adoptarse para hacer frente a la situación de contaminación que aqueja a las comunas de Puchuncaví y Quintero, en la Región de Valparaíso, y que dicha Comisión tiene por encargo investigar. Entre las medidas, la organización destacó la urgencia de prohibir el establecimiento de nuevas industrias contaminantes en zonas declaradas como saturadas o de latencia, y de realizar una línea base de contaminación para el Puerto de Ventanas y zonas aledañas.

“Si bien es difícil pensar que el ecosistema de estas localidades pueda recuperarse hasta devolverlo al estado en que se encontraba sesenta años atrás, hay algunos mecanismos y vías que podrían evitar el agravamiento del problema y contribuir a descontaminar significativamente la zona afectada”, señaló al respecto el director ejecutivo de Oceana, Alex Muñoz.

A juicio de la organización, es urgente contar con una reforma legal y reglamentaria que prohíba el establecimiento de nuevas industrias que agraven la contaminación en zonas declaradas como saturadas o de latencia. Al respecto señaló que la actual normativa es muy débil respecto a los efectos que tiene la declaración de un zona como saturada o latente, tal como lo demuestra el caso del Complejo Industrial  Ventanas. El área en que está ubicado este complejo fue declarada en 1993 como zona saturada por anhídrido sulfuroso y material particulado, sin embargo hasta la fecha se han seguido concediendo permisos para la instalación de nuevas industrias contaminantes.

Asimismo la entidad enfatizó en la necesidad de levantar una línea base de contaminación para el Puerto de Ventanas y zonas aledañas afectadas, porque cualquier medida de mitigación, plan de descontaminación y fiscalización del cumplimiento de normas, debe basarse y apoyarse en el conocimiento científico de la situación actual de contaminación que se pretende enfrentar. Hoy no existe un catastro actualizado de los niveles de contaminación para todos los contaminantes presentes en la zona, como por ejemplo del mercurio y arsénico.

Para Oceana la situación de Puchuncaví y Quintero, específicamente del Puerto de Ventanas, grafica una realidad que está afectando a varias localidades del país y que da cuenta de la discriminación ambiental a la que han sido sometidos sus habitantes. Ventanas, Tocopilla, Mejillones, Huasco, Coronel, entre otras, se han convertido en zonas altamente industrializadas que podrían ser consideradas “zonas de sacrificio”.

En las recomendaciones presentadas hoy, de hecho, recomiendan examinar el cumplimiento de las obligaciones del Estado chileno en materia de derechos humanos, aplicadas al caso concreto de la población de Puchuncaví y Quintero afectada por contaminación. Para ello argumentan que la situación que viven las comunidades locales puede constituir una grave y sistemática violación de sus derechos humanos fundamentales, pues se trata principalmente de una discriminación ambiental de grupos a los cuales se les ha hecho soportar cargas ambientales desproporcionadas sin criterio razonable que lo justifique.

Nota el editor:

Las recomendaciones que Oceana presentó a la Comisión de Recursos Naturales, Bienes Nacionales y Medio Ambiente de la Cámara de Diputados para ser consideradas en la investigación que dicha Comisión lleva a cabo en torno a la contaminación presente en las comunas de Puchuncaví y Quintero, fueron:

1.     Levantar una línea base de contaminación para la Bahía de Quintero y zonas aledañas afectadas de las comunas de Puchuncaví y Quintero.

2.     Reforma legal y reglamentaria que prohíba el establecimiento de nuevas industrias que agraven la situación de contaminación en zonas declaradas como saturadas o de latencia.

3.     Elaborar e implementar, en el más breve plazo, un plan de descontaminación idóneo que logre reducir drásticamente los niveles de contaminación de la Bahía de Quintero, especialmente de aquellos contaminantes que presenten mayores riesgos para la población.

4.     Paralización de los planes de construcción de la Central Termoléctrica Campiche.

5.     Examinar el cumplimiento de las obligaciones del Estado chileno en materia de derechos humanos, aplicadas al caso concreto de la población afectada por la contaminación de Puchuncaví y Quintero.