Organizaciones ciudadanas y académicos piden a la Corema rechazar central Termoeléctrica Barrancones

Todos comunicados de Prensa…
Agosto 10, 2010
Santiago
Contacto:
Annelore Hoffens Wenzel ( [email protected] )




En la sesión ordinaria de la Corema regional de Coquimbo sostenida en la tarde de hoy, organizaciones ciudadanas y académicos solicitaron las autoridades de los diversos servicios que integran este órgano que rechacen el proyecto Central Termoeléctrica Barrancones en la costa de la comuna de La Higuera, exponiendo ante ellos los antecedentes científicos y sociales que respaldan esta petición. 

Hasta la oficina de la Corema de la Región de Coquimbo, en La Serena, llegaron Modema -Movimiento de Defensa de Medio Ambiente de la Higuera-, Oceana -organización internacional de conservación marina-, científicos y académicos de la Universidad Católica del Norte y CEAZA. 

"Hicimos ver a la Corema que La Higuera tiene una gran oportunidad de desarrollarse a partir de la promoción de actividades sustentables como la pesca artesanal, el turismo y la agricultura y que las termoeléctricas son incompatibles con estas.  Esperamos que los miembros de la COREMA consideren la abundante evidencia científica que demuestra los graves impactos que tendría una termoeléctrica en este lugar", señaló Alex Muñoz, Director Ejecutivo de Oceana. 

La central termoeléctrica de combustión a carbón Barrancones (600 MW), de la transnacional Suez Energy, pretende instalarse en una zona aledaña a Punta de Choros, a pocos kilómetros de distancia de las Reservas Marinas Choros-Damas e Isla Chañaral, y de la Reserva Nacional Pingüino de Humboldt, conocidas por albergar las mayores poblaciones de pingüino de Humboldt del mundo, colonias de delfines nariz de botella, nutrias de mar, y muchas aves y mamíferos marinos como las ballenas azules. 

En Punta de Choros, además, los pescadores artesanales tienen una de las áreas de manejo de recursos bentónicos más productivas del país. Cada año se extraen más de 800 mil unidades del recurso loco que, según estudios científicos, podría desaparecer en pocas semanas por el aumento de temperatura del agua que provocarían las termoeléctricas. 

Las organizaciones destacaron, además, los efectos negativos que tiene la emisión de grandes cantidades de CO2,  polvo de carbón y mercurio a la atmósfera, así como también la elevación de la temperatura del mar. Todo ello altera el funcionamiento normal de los ecosistemas marinos, provocando desequilibrios que amenazan la conservación de la biodiversidad y los diversos recursos del mar que sirven de sustento a las comunidades locales. Especial atención merecen las emisiones de  mercurio ya que se trata de un metal altamente tóxico que se acumula en los recursos marinos y en las personas, pudiendo causar serios problemas neurológicos y malformaciones en fetos. 

Oceana está llevando a cabo una campaña para evitar la aprobación de las centrales termoeléctricas en cuestión, dado los impactos ambientales que tendrían sobre los ecosistemas marinos aledaños.
 
En efecto, la organización de conservación presentó el viernes pasado en la CONAMA de la Región de Coquimbo una propuesta para crear un Área Marina Costera Protegida en La Higuera e Isla Chañaral, en la que da a conocer la información científica y socioeconómica que respalda la necesitad de proteger la zona de los impactos de las termoeléctricas y de potenciar, en cambio, el desarrollo de actividades productivas sustentables cuyos ejecutores y directos beneficiarios sean las comunidades locales. 

Nota al editor: 

Al día de hoy 7 servicios públicos se han manifestado conformes con el proyecto Central Termoeléctrica Barrancones: Sernapesca, Conaf, Seremi de Agricultura, Seremi de Salud, Seremi de Obras Públicas, Dirección General de Aguas, Superinetnencia de Servicios Sanitarios; y sólo dos han hecho observaciones a la última adenda: Gobernación Marítima y la Municipalidad de Coquimbo.


Más información
Annelore Hoffens - Comunicaciones Oceana
7957140 / 09-79598865
[email protected]
www.oceana.org