Piden el cierre inmediato de industrias sospechosas de provocar nueva nube tóxica en La Greda

Todos comunicados de Prensa…
Abril 5, 2012
Santiago
Contacto:
Annelore Hoffens Wenzel ( ahoffens@oceana.org )




Frente a la nueva nube tóxica que ayer afectó al sector de La Greda en la comuna de Puchuncaví, Oceana llamó al Gobierno a cerrar las industrias que operan en la zona de Ventanas, al menos hasta que termine el sumario sanitario encargado por el Ministerio de Salud y Medio Ambiente, y se establezcan las responsabilidades de este nuevo episodio de contaminación.

“La extraordinaria pasividad de las autoridades políticas ha permitido que las empresas contaminantes de Puchuncaví actúen con total impunidad. La única manera de proteger a las comunidades y los ecosistemas marinos es ordenando el cierre inmediato de las industrias emisoras mientras dura el sumario que determinará su responsabilidad”,  precisó al respecto el director ejecutivo de Oceana, Alex Muñoz.

A juicio de Oceana, la nube tóxica que contenía 10 veces más dióxido de azufre que el límite máximo establecido por la Organización Mundial de la Salud, sumado a los múltiples episodios de contaminación similares ocurridos durante el año pasado, son suficiente motivo para decretar el cierre inmediato de las industrias mientras son investigadas.  Asimismo, reiteró la necesidad urgente de prohibir la instalación de nuevas industrias molestas o peligrosas en zonas declaradas como saturadas o de latencia. A pesar de contar con aprobación ambiental, Oceana manifestó que las Centrales Campiche y Energía Minera deberían cancelarse definitivamente y no entrar en operación debido a que elevarán la contaminación a niveles considerablemente superiores a los actuales.

La entidad internacional insistió en que Ventanas grafica una realidad que afecta a varias localidades del país -Tocopilla, Mejillones, Huasco, Coronel, entre otras- y que da cuenta de la discriminación ambiental a la que han sido sometidos sus habitantes. Estas llamadas “zonas de sacrificio” concentran los costos ambientales de industrias termoeléctricas y fundiciones a carbón que benefician el desarrollo del resto del país.

“Nuestro país no puede seguir tolerando que hayan ciudadanos de segunda clase que se lleven todos los costos del desarrollo mientras que unas pocas pero poderosas industrias perciben utilidades desproporcionadamente altas.  El Gobierno debe asumir su responsabilidad y desinstalar situaciones tan injustas como la de Ventanas y del resto de las zonas de sacrificio”, señaló el director de Oceana.

Fotografías de la contaminación provocada por industrias en Puchuncaví