Nuestra visión

Oceana trabaja para que los océanos vuelvan a albergar la biodiversidad que antiguamente existió en ellos. Así las comunidades pesqueras locales podrán desarrollarse en lugar de desaparecer, y la pesca podrá ser una fuente de alimento segura en todo el mundo.

Los océanos cubren el 71 por ciento del planeta y son fundamentales para la vida en la Tierra. No sólo regulan el clima, sino que también son una fuente esencial de proteínas para casi la mitad de la población mundial.

En las últimas décadas hemos sido testigos de la recuperación de varios ríos y lagos en diversas partes del planeta, y de los consecuentes beneficios ecológicos y económicos que ello ha traído. Lo mismo podemos obtener si recuperamos nuestros ecosistemas oceánicos y, la buena noticia, es que ¡aún estamos a tiempo de hacerlo!